jump to navigation

¡¡urgente!! Septiembre 2, 2011

Posted by salcoba in : PALABRA, gramática del uso, precisión, significado , trackback

Juan Faus Giménez me escribe desde Zúrich, Suiza, para llamar la atención sobre lo siguiente: “En El País Digital, cuando se produce una noticia de última hora, aparece resaltado en rojo la palabra URGENTE. Según el diccionario de la RAE, urgente significa que urge, y urgir es ‘exigir o pedir algo con apremio’. Por tanto”, concluye, “la palabra está incorrectamente utilizada”; sería más apropiada la expresión “última hora”. El lector tiene razón. Y como él dice, es solo un detalle, pero un detalle cargado de significado. Con esta palabra solían encabezar las agencias de noticias los teletipos urgentes que debían ser entregados sin demora a los responsables de las redacciones. Si se ha trasladado esta misma fórmula a las ediciones digitales no es solo por inercia: en realidad define muy bien la nueva cultura de la urgencia y del apremio que invade las redacciones, orientadas ahora a servir sin demora sus ediciones online. Un apremio que puede conducir a la precipitación. (MILAGROS PÉREZ OLIVA, El País, 31/07/2011)

— La Defensora del Lector actual en este medio, la periodista M. Pérez Oliva, es de razonamiento ponderado, como pone de manifiesto en sus textos y en las tertulias donde interviene. También conoce muy bien las condiciones del periodismo digital, como pone de manifiesto en numerosos artículos (algunos recomendados aquí). Pero aquí, esta vez, el tal Juan Faus Giménz, dede Zúrich, le ha metido gol, como se dice en expresión coloquial a M. Pérez Oliva, que escribe siempre documentada y bien fundada. Este caso le demuestra que la famosa intervención en la información digital de los usuarios, destinatarios, oyentes, lectores, informantes del común, se ha de contrastar más de lo que se aconsejaba referido a las fuentes tradicionales. En efecto, el tal Juan Faus Giménz, con la autoridad de haberse leído en el DRAE hasta la primera acepción del significado de urgir (1. tr. Pedir o exigir algo con urgencia o apremio. Los vecinos urgían la construcción de un parque.), le da pie a la Defensora del Lector para que comience su columna en los téminos del párrafo citado.

No se sabe si el tal Juan Faus Giménz no llegó en su consulta a la tercera acepción del artículo de urgir (3. intr. Dicho de una cosa: Instar o precisar a su pronta ejecución o remedio), o le pareció inextricable. Porque, bien entendido, en este sentido, según esta acepción, nunca mejor dicho de una noticia, que, cuando sea el caso, es urgente, porque precisa de su pronta lectura o enterado (y redacción y publicación previas).

La columna debió ser tan ‘urgente’ que la Defensora del Lector no tuvo tiempo de consultar el diccionario ‘de cabecera’ del gremio de la comunicación. María Moliner: “urgente adj. Se aplica a lo que urge. Se aplica a las *cartas, *telegramas, etc., que se expiden y cursan con especial rapidez. urgir 1 intr. Exigir una cosa ser hecha inmediata o rápidamente: “Urge que vengas. Urge la terminación de las obras”. Frecuentemente, lleva complemento de persona: “Me urge terminar este trabajo”. Puede también ser el sujeto un nombre que no sea de acción y el verbo expresa entonces que la cosa designada por él es necesitada inmediatamente: “Urge el dinero. Me urge el traje”. *Apremiar, correr prisa, ser urgente. Acuciar, agonizar, aguijar, *apremiar, apremir, apretar, apurar, julepear, premiar, correr prisa, solicitar. Aquí te pillo, aquí te mato. *Apremiante, cuitoso, imperioso, *inaplazable, indemorable, perentorio, urgente. Acucia, premura, *prisa, urgencia. *Incitar. *Necesario.”

Evidentemente, la prosa definitoria MM es más clara que la de la 3ª acepción del DRAE. Seguro que hasta el querelloso de la Defensora del Lector la hubiera entendido.

Por tanto, con la autoridad del DRAE (claro que hay que seguir leyendo hasta la 3ª acepción, y ¡¡entenderla!!) y del Diccionario de Uso de María Moliner, nunca mejor dicho lo de urgente aplicado a las cartas, telegramas, etc., que se expiden y cursan con especial rapidez. Y, en el etc., se ha de entender también como referido a las noticias, que se han de escribir o leer con recomendada especial rapidez. ¡¡Está claro??

La lección de este asunto es que, por lo que se ve, mis amigos lexicógrafos habrían de poner más ahínco en la tarea de enseñar a escribir (DRAE) o leer (JFG) los artículos del diccionario.

Comments

Sorry comments are closed for this entry