jump to navigation

que ¿sin/con preposición? Septiembre 22, 2013

Posted by salcoba in : SINTAXIS, cláusula de relativo, construcción, preposición , trackback

(1) El Congreso de los Diputados, aquel verano de 1977, tenía la emoción de la nave zarandeada por una marea que nadie sabía el derrotero que iba a tomar. (M. Vicent. ENLACE)

(2) Aventura significa estar a merced del viento. La salida del franquismo requería un aventurero con la buena estrella necesaria para gobernar un vendaval que nadie sabía a qué suave bahía mandaría aquella nave o contra qué acantilado la iba a estrellar. (M. Vicent. ENLACE) El País, 1/09/13)

 >> Dos ejemplos bellísimos y aleccionadores de dominio de la lengua por parte de un autor de referencia en el columnismo literario español. Unas magníficas frases para mis amigos que hacen tesis doctorales con una frase; aunque, no sé, porque estas frases son genuinas de un autor español, y no traducidas del último artículo especulativo, bizantino, en inglés americano.

>>> En concreto, en estas frases, además de las expresiones elegidas por el autor hubieran sido posibles: (1) ‘una marea de la que nadie sabía el derrotero que iba a tomar’ y (2) ‘un vendaval del que nadie sabía a qué suave bahía mandaría aquella nave’.

>>¿Por qué son posibles estas dos expresiones, la del autor y la que apuntamos aquí?

Porque los respectivos sentidos subyacentes son: (1) ‘una marea1 ¿?? nadie sabía el derrotero [de la marea1a] que iba a tomar [la marea1b]‘ y (2) ‘un vendaval2 ¿?? nadie sabía [del vendaval2a] a qué suave bahía [el vendaval2b] mandaría aquella nave’, con dos proposiciones complementarias especificativas de ‘una marea’ en (1) y de ‘un vendaval’ en (2).

>>¿Qué ocurre? ¿Cuál es la diferencia?

>> En las expresiones citadas del autor se sustituyen los elementos (1b y 2b) por el pronombre relativo que se antepone a las dos proposiciones: ‘una marea1 que nadie sabía’, ‘un vendaval2 que nadie sabía’.

>>Pero con igual fundamento y procedimiento gramatical se pueden pronominalizar los sentidos subyacentes (1a, y 2a) en ambas proposiciones y podríamos tener: ‘una marea1 de la que nadie sabía’, ‘un vendaval2 del que nadie sabía’.

>> Cuestión de gustos y de estilo. Y cuando ese es el caso, prevalece la opción del autor, y más si es un autor de referencia, con ‘autoridad’ indiscutible (en el dominio de la lengua), como es el caso de M. Vicent.

>> Por tanto, al margen de la posible sorpresa para el lector (de vuelo corto), muy bien: (1) ‘una marea que nadie sabía el derrotero que iba a tomar’ y (2) ‘un vendaval que nadie sabía a qué suave bahía mandaría aquella nave’.

Comments

Sorry comments are closed for this entry