jump to navigation

Jupíteres (¡¡-%&-??) Septiembre 2, 2011

Posted by salcoba in : PALABRA, concordancia, gramática del uso , comments closed

Para generaciones de astrónomos y de colegiales, Júpiter fue el objeto más extravagante del sistema solar. Hoy sabemos que no es sino un miembro de una de las familias más numerosas de nuestra galaxia. Los astrónomos han descubierto ya más de 400 planetas extrasolares, y casi todos ellos son júpiteres. Si Zeus tiene una receta secreta para crear un sistema planetario, solo Juno [una nave interplanetaria de la NASA diseñada específicamente para investigar las entrañas del enigmático gigante gaseoso del sistema solar] podrá descifrarlo. (ANÁLISIS: EL ACENTO, El País, 07/08/2011)

— Un precioso ejemplo de ¡¡error!! por sometimiento a la letra. ¡¡Pero, qué error tan aleccionador, que pone de manifiesto, a contrario, de una manera palmaria, una condición del acento en las lenguas naturales, y, por tanto, del español!!

Como adjetivo, se pudo haber usado jupiterino [adj. Perteneciente o relativo al dios mitológico Júpiter] en sentido traslaticio, referido al planeta. Pero el autor prefirió un cambio categorial de la palabra Júpiter y usarla como adjetivo: ‘un planeta júpiter’; y en plural tenemos una sílaba más, con lo que el acento se ha de trasladar a la derecha: ‘unos planetas jupíteres’, por una condición universal, Ventana de las Tres Sílabas, del acento de las palabras de las lenguas naturales, que exigen que el acento se manifieste en una de las tres últimas sílabas (sin contar los pronombre enclíticos). Como ocurre en los tradicionales ejemplos que se suelen citar del español: espécimen / especímenes, régimen / regímenes.

El caso de traslaciones como las de júnior / juniores, sénior / seniores, se debe a una condición particular del español, que no permite acento en la tercera sílaba si la segunda es de rima compleja: un diptongo o una vocal seguida de consonánte. Sobre esta condición advierte J.J. Harris la excepción del topónimo Frómista. Por esta misma condición, admitiendo que las [rr] múltiples se explican desde dos /r/ simples heterosiábicas /r.r/ se supone que no serían posibles palabras como *víborra (y sí, víbora); pero C. Pensado advierte de la excepción del topónimo Cáparra, y J. Méndez Dosuna señala la expresión cháncharras máncharras, que también sería una excepción a esta condición del acento en español respecto a la genial y convincente, por bien argumentada, explicación de la fonología de la /rr/ española por parte de J.J. Harris.

la nicotina y el humo Septiembre 1, 2011

Posted by salcoba in : SINTAXIS, concordancia, coordinación, gramática del uso , comments closed

Antes nos avisaban por escrito de que la nicotina y el humo nos mata (como si no lo supiéramos), envejece nuestra piel, nos hace impotentes, asesina al esperma, tortura al inocente vecino, etcétera, etcétera. Al parecer, esas apocalípticas evidencias no eran suficientes para que desertáramos del horror. (CARLOS BOYERO, El País, 18/06/2011)

— Me sorprendió esta concordancia, que yo hubiera hecho en plural: ‘la nicotina y el humo nos matan…’. Pero, cuando releo las sabias palabras de uno de los autores del Esbozo de una nueva gramática, advierto que el plural, en estos casos, “tiende a imponerse”, y entiendo mejor el valor literario y creativo de la pluma magistral de C. Boyero, de su competencia. Facilito la consideración de S. Gili Gaya, que habla de una solución más general: “§ 3.6.8. Pluralidad gramatical y sentido unitario. - a) Dos o más sustantivos asociados pueden sentirse como un todo unitario y concertar en singular; p. ej.: La entrada y salida de aviones ha sido suspendida, a causa de las grandes nevadas; El alza y baja de la Bolsa produce inquietud en los medios financieros; La inauguración y clausura del congreso será anunciada oportunamente. En estos ejemplos, los verbos podrian ponerse también en plural. Si disociamos los sustantivos anteponiendo a cada uno de ellos el artículo o un demostrativo, la concordancia en plural tiende a imponerse; p. ej.: La inauguración y la clausura del congreso serán anunciadas oportunamente.”

la pornografía Septiembre 1, 2011

Posted by salcoba in : SINTAXIS, concordancia, coordinación, gramática del uso , comments closed

Aunque sea el afrodisiaco, vicio, placer o adicción favorita para infinita gente de cualquier lugar y condición, la pornografía mantiene su condición vergonzante, se etiqueta socialmente a sus consumidores con epítetos relacionados con lo enfermizo, las iglesias la incluyen entre los pecados, ofrecerle ese tipo de gusto al cuerpo se estigmatiza como algo malsano. Es algo que se consume en privado y de la que hay que mantener alejados a los niños. (CARLOS BOYERO, El País, 18/06/2011)

— Yo creo que sí. Que la concordancia de sentido propuesta por el autor es más creativa y expresiva. Que sería más plana la concordancia de corta distancia: ‘Es algo que se consume en privado y de lo que hay que mantener alejados a los niños’.

entendía Septiembre 1, 2011

Posted by salcoba in : SINTAXIS, concordancia, gramática del uso , comments closed

La mayor parte de los oradores habló en castellano, pero algunos -entre ellos el príncipe Felipe- combinaron el castellano y el catalán: unos empezaban en castellano y acababan en catalán, otros hablaban primero en castellano y después en catalán, otros decían una frase en catalán y otra en castellano, más de uno se lió y ya no sabía si hablaba en catalán o en castellano (o al menos no lo sabía yo, que hablo castellano y catalán). Pero lo peor fue que la traducción simultánea brilló por su ausencia, de tal manera que cuando algún orador hablaba en catalán, gran parte de la audiencia no le entendía, aunque todos, empezando por el pobre orador, fingiésemos que sí le entendía. Dicho esto, es natural que yo tuviera por momentos la embarazosa impresión de que aquel galimatías no lo mejoraban ni los hermanos Marx, y la certeza absoluta de que habíamos vuelto a hacer el ridículo. (JAVIER CERCAS , El País, 21/08/2011)

— Aquí pudo ser ‘fingiésemos que sí le entendíamos’, pero el autor establece una concordancia atinada para referirse con precisión a  ‘la audiencia que no le entendía’ y solo a esa parte, excluyéndole a él, que ‘le entendía’. Evidentemente la expresión es de una gran finura, con el filo y la agudeza que falta en Salamina cuando caracteriza la nariz de R. Sánchez Mazas de judía, hebrea, semítica, (y otros sinónimos de la misma rama, en todas las referencias al tema) sin recordar el adjetivo vasca. Y sorprende más porque el autor sabe del origen bilbaíno de los Mazas y debe tener como familiar la imagen de Unamuno.

leña urgente del árbol… Abril 4, 2011

Posted by salcoba in : SINTAXIS, comparación, concordancia , comments closed

1. La impericia de Zapatero con la política económica no es la única, y tampoco la principal, causa de la gravedad de la crisis que azota España. Pero sus errores se han convertido en un lastre demasiado pesado para su valoración pública y sus expectativas electorales. El Gobierno ha cometido muchos errores en el manejo de la crisis, pero ante la opinión pública casi todos se resumen en uno: un optimismo tan injustificado que los hechos acaban convirtiendo en ridículo. (MIGUEL JIMÉNEZ, El País, 02/04/2011)

2. La impericia de Zapatero con la política económica no es la única, y tampoco la principal, causa de la gravedad de la crisis que azota España. Pero sus errores se han convertido en un lastre demasiado pesado para su valoración pública y sus expectativas electorales. El Gobierno ha cometido muchas equivocaciones en el manejo de la crisis, pero ante la opinión pública todos se resumen en uno: un optimismo tan injustificado que los hechos acabaron convirtiendo en ridículo. (MIGUEL JIMÉNEZ, El País, 03/04/2011)

3. Uno de los rasgos fundamentales del zapaterismo no han sido solo los principios y el talante de los que ayer hizo gala el presidente; sus señas de identidad se han construido también, sobre todo en el interior del partido, a partir del cambio generacional. Esta es la gran disyuntiva a la que ahora se enfrenta. (FERNANDO VALLESPÍN, El País, 03/04/2011)

polvito blanco Marzo 25, 2011

Posted by salcoba in : SINTAXIS, ambigüedad, anáfora, correferencia, concordancia , comments closed

*** Creo recordar que las únicas palabras interesantes en la última ceremonia del Oscar salieron de la afilada boca de Charles Ferguson, creador de Inside job. [...] Comienza en un paraíso llamado Islandia, [...] De ahí nos trasladan a Nueva York, al corazón de la bestia, donde banqueros1 privados y públicos, [...] provocan el colapso económico mundial como resultado de haber pasado décadas vendiendo humo, [...] especulando en plan hiena, [...] estimulados continuamente por ese polvito2 blanco que2 les hace sentirse dioses y putas3 de superlujo que3/2/1 relajan del extenuante trabajo de robar al prójimo. (CARLOS BOYERO, en El País, 25/03/2011)

qué pena de lengua Diciembre 1, 2010

Posted by salcoba in : SINTAXIS, concordancia, conector, construcción , comments closed

*** El escabroso plan de rescate propuesto para Irlanda es un sinsentido. Intelectualmente erróneo, es inútil en sus objetivos, injusto en su reparto de costes y la semilla de futuros problemas. Y lo que es peor, existe una alternativa mucho más sensata. [...] A pesar de que las exportaciones irlandesas han mostrado recientemente un buen comportamiento, dado el tamaño del ajuste no parece (1) este efecto vaya a mitigar lo suficiente la severidad de la contracción. [...] Aunque la salud fiscal del tigre celta estaba en gran medida ligada a su burbuja inmobiliaria (como hemos comprobado (2) era también el caso de España), los críticos problemas presupuestarios de Irlanda se derivan, fundamentalmente, de la ilógica asunción pública de la deuda bancaria privada. [...] ¿Hay alguna garantía de que los irlandeses1 ante las perspectivas draconianas que se (3) le1 ofrecen no opten por “romper la baraja” en cuanto puedan? (J. FERNÁNDEZ-VILLAVERDE, L. GARICANO, T. SANTOS, en El País Domingo, 28/11/2010)

— El contenido del artículo: estructura, argumentación y conclusiones, es magnífico y convincente. Pero la lengua que usa está llena de erratas-errores? o descuidos. No sé si serán las prisas, el número de manos, o vete a saber; pero es preferible: ‘no parece que este efecto’ en (1), ‘comprobado que era también’ en (2), y ‘que se les ofrece’ en (3). La reiteración del modelo ‘asindético’, sin la conjunción ‘que’, más parece la manifestación de un modelo que se usa en algunas jergas profesionales. Lo de la concordancia en (3).

envolvían Octubre 13, 2010

Posted by salcoba in : SINTAXIS, concordancia, construcción , comments closed

El olor especial, el gran rumor de la gente, las luces siempre tristes, tenían para mí un gran encanto, ya que envolvía todas mis impresiones en la maravilla de haber llegado por fin a una ciudad grande, adorada en mis ensueños por desconocida. (C. Laforet, 1945: Nada. 21ª edición, B., Destino, 1971, p. 11)

se puede saber Octubre 8, 2010

Posted by salcoba in : SINTAXIS, concordancia, construcción , comments closed

(1). Me pregunté si me habría equivocado al pensar que se me estaba insinuando a lo marica. A lo mejor simplemente le gustaba acariciar a los tíos en la cabeza cuando estaban dormidos. ¿Cómo se puede saber esas cosas con seguridad? No se puede. (J.D. Salinger, 1945, El guardian entre el centeno. Trad.: C. Criado, 1ª ed., revisada: 2007, 2ª reimpresión, 2009, p. 242)

(2). Me pregunté si me habría equivocado al pensar que era marica. A lo mejor simplemente le gustaba acariciar cabezas de tíos dormidos. ¿Cómo se puede saber esas cosas con seguridad? Es imposible. (El guardian … Trad.: C. Criado, 1ª ed. 1978, 21ª reimpresión, 1995)

ninguna(s) gana(s) Octubre 7, 2010

Posted by salcoba in : SINTAXIS, concordancia, construcción , comments closed

(1). Y desde luego no tenía ninguna gana de ir a otro hotel y que me partieran la cara. Así que lo que hice fue decirle al taxista que me llevara a la estación Grand Central. (J.D. Salinger, 1945, El guardian entre el centeno. Trad.: C. Criado, 1ª ed., revisada: 2007, 2ª reimpresión, 2009, p. 138-39) — No tenía ninguna gana de hablar de eso. El café me había sentado un poco el estómago, pero seguía teniendo un dolor de cabeza horrible. […] La gente casi siempre se empeña en hablar cuando el otro no tiene ninguna gana. (p. 232-33)

(2). No tenía ninguna gana de meterme en otro hotel a que me machacaran los sesos, así que le dije al taxista que me llevara a la estación Grand Central, que estaba muy cerca del Biltmore, donde había quedado con Sally. (El guardian … Trad.: C. Criado, 1ª ed. 1978, 21ª reimpresión, 1995) No tenía ganas de hablar del asunto. El café me había sentado un poco el estómago, pero seguía teniendo un dolor de cabeza terrible. […] La gente siempre se empeña en hablar cuando el otro no tiene la menor gana de hacerlo. (1978, 21ª reimpresión, 1995)

  • En la nota sobre ‘un ataque’ se hace un comentario previo sobre el interés del estudio de los datos procedentes de las dos magníficas traducciones de C. Criado, de El guardian…, de 1978 y de 2007
  • El singular y el plural de ‘gana(s)’ se reparten la lista de las locuciones de esta palabra con el uso exclusivo de una u otra forma: mala gana. / darle a alguien la gana, o la real gana. / de buena gana. / de gana / de mala gana. / hacer alguien lo que le da la gana / tener alguien gana de fiesta. O bien abrir, o abrirse, las ganas de comer / con ganas. / darle a alguien ganas de algo / quedarse alguien con las ganas / tenerle ganas a alguien.
  • Me sorprendió el uso sistemático del sintagma ‘ninguna gana’ por parte de C. Criado a lo largo de toda la traducción de 2007, tanto si su paráfrasis es idética como si es distinta: ‘no tenía ganas’, ‘no tiene la menor gana’.
  • Según los datos del CORDE y el CREA, la variante singular es más antigua y numerosa, con 21 casos como 1566, “La risa / sin ninguna gana / en el cuerpo me retoça”, de 1566; o bien “Además de que no tenía gana, absolutamente ninguna gana de ir, érale preciso vestirse”, de 1878, de Galdós. Y otros casos “Yo no tengo ninguna gana de colocarme en ese terreno”. “No tengo ninguna gana de cuidarte”.
  • El primer caso de la variante plural “Pocas, ó mejor dicho, ningunas ganas tenía el juez de ver á su mujer” es de 1901. Pero en poco tiempo tenemos 14 casos más como “Aquella noche no tenía ningunas ganas de volver a casa”. “No tengo ningunas ganas de discutir”.
  • Yo diría que esta variante, plural, que parece más natural en mi competencia, se está extendiendo y multiplicando en detrimento de la otra forma, singular.