jump to navigation

orden y orden Enero 19, 2010

Posted by salcoba in : SINTAXIS, construcción, ordenación , comments closed

*** Cuando me dejaron salir, pasé por el comedor sin coger una bandeja y salí al patio principal. Estaba lleno de presos de otras galerías. En unos minutos la puerta del patio se abriría y los reclusos saldrían en tropel al resto de la cárcel. En E. Bunker, No hay bestia tan feroz, Trad. de Laura Sales Gutiérrez, Sajalín. 2009, pág.: 24-25.

¿sí? Abril 14, 2009

Posted by salcoba in : SINTAXIS, anáfora, correferencia, cláusula de relativo, gramática del uso, ordenación , comments closed

*** La carretera seguía la costa llana y gris y había pequeños montículos de arena1 en la carretera que1 el viento había depositado. (C. McCarthy: La carretera. Trad. de Luis Murillo Fort, 1ª ed. B., Mondadori, 2007)

  • Aquí el principio de coherencia significativa e interpretativa del texto permite reconstruir acertadamente el sentido propio del texto. Pero también se facilita, y no es menos literario, con una buena disposición y orden de los elementos de la frase: ‘La carretera seguía la costa llana y gris y había pequeños montículos de arena que el viento había depositado en la carretera’.
  • También se podía haber arreglado y ajustado la correferencia con el antecedente usando la coma, ‘La carretera seguía la costa llana y gris y había pequeños montículos de arena en la carretera, que el viento había depositado’, pero esta no es tan radical para el problema y la fuente no usa demasiado de la puntuación, que es parca.

¿literario? Abril 14, 2009

Posted by salcoba in : SINTAXIS, construcción, gramática del uso, ordenación , comments closed

*** El blando talco negro barría las calles cual tinta de calamar desparramándose por un lecho marino y el frío se pegaba al suelo y oscurecía temprano y los carroñeros al pasar con sus antorchas por los escarpados desfiladeros dejaban en la ceniza hoyos como de seda que se cerraban silenciosamente a su paso como ojos. (C. McCarthy: La carretera. Trad. de Luis Murillo Fort, 1ª ed. B., Mondadori, 2007)

orden ¿literario? Abril 14, 2009

Posted by salcoba in : SINTAXIS, construcción, gramática del uso, ordenación , comments closed

*** Todas las provisiones de comida se habían agotado ya y el asesinato reinaba en la región. El mundo al poco tiempo poblado mayormente por hombres que se comían a tus hijos ante tus propios ojos y las ciudades en poder de bandas de atezados saqueadores que abrían túneles en las ruinas y salían reptando de los escombros blancos de dientes y ojos con bolsas de malla repletas de latas chamuscadas y anónimas como compradores salidos de los economatos del infierno. (C. McCarthy: La carretera. Trad. de Luis Murillo Fort, 1ª ed. B., Mondadori, 2007)

  • Aquí es evidente el problema de ‘orden de palabras’. Quizá se hubiera resuelto marcando la puntuación de la cláusula relativa ‘explicativa’, entre comas: ‘atezados saqueadores, que abrían túneles en las ruinas y salían reptando de los escombros, de dientes y ojos blancos, con bolsas de malla repletas de latas chamuscadas y anónimas, como compradores salidos de los economatos del infierno’.
  • Pero hay autores, que prefieren la economía de puntuación, porque según algunos, la puntuación abundante confiere un tono sincopado al texto, y así lo mantienen sus traductores. Aquí, según el texto, la cláusula de relativo es especificativa, lo cual supone la existencia de otros ‘atezados saqueadores que no abrían túneles’.
  • Al margen de la puntuación del autor, respetando el sentido especificativo de la cláusula de relativo es evidente el problema de orden de palabras, que hace preferible: ‘atezados saqueadores de dientes y ojos blancos que abrían túneles en las ruinas y salían reptando de los escombros’.

verbo en final de frase Diciembre 17, 2008

Posted by salcoba in : SINTAXIS, construcción, ordenación , comments closed

*** Una vez de vuelta en el muelle, vi que los magrebíes eran capaces de bajar de la lancha con dos cajas sobre los hombros.A mí, por el contrario, para hacerme tambalear las piernas me bastaban y me sobraban. En las rocas nos esperaba Xian. Se acercó a una caja enorme con un cúter en las manos y cortó una cinta adhesiva anchísima que unía dos alas de cartón. Eran zapatillas. Zapatillas deportivas, originales, de las marcas más famosas. (Gomorra)